Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Saber más

Acepto

¿Qué aspectos debe tener en cuenta un (buen) perito economista?

 Ésa es una pregunta que a menudo nos hacemos los peritos economistas (al menos en nuestra firma); y para ser sinceros, no tiene fácil respuesta debido a que trabajamos en múltiples contextos y temáticas. Sin embargo, nuestra experiencia profesional nos ha permitido obtener algunas conclusiones que nos gustaría compartir identificando las principales problemáticas que (abogados y peritos economistas) podemos encontrarnos y que resumimos a continuación:

 

 

  • Una inadecuada interlocución y empatía entre abogado y perito economista: No es posible hacer bien tu trabajo cuando no tienes una actitud proactiva que te permita entender la problemática existente y qué se espera de ti. Y para ello es preciso un buen conocimiento mutuo entre el profesional del derecho y el perito.
  • Deficiente comprensión de la estrategia procesal por parte del perito: Por causas que pueden ser diversas (falta de comunicación, premura de tiempo, falta de interés del perito, etc…) el perito no tiene clara la estrategia procesal que contextualiza el trabajo a desarrollar, hecho que limita un adecuado enfoque y la calidad de su trabajo. Por tanto, el perito debe solicitar la información necesaria para entender en qué contexto se va a mover, la información que va a disponer y en su caso replantear el objeto del dictamen pericial.
  • Necesidad de reforzar el enfoque de la demanda desde el punto de vista económico: A menudo se incluyen planteamientos y/o cálculos que no responden a una determinada lógica económica o bien pueden ser mejorados, hecho que pasa necesariamente por el intercambio de puntos de vista entre abogado y economista.
  • Limitaciones de tiempo (plazos) y/o información (fuentes): La falta de planificación y en algunos casos el no acceso a información relevante puede limitar enormemente la calidad del trabajo a realizar por el perito. En éstas situaciones, el perito debe sacar lo mejor de sí mismo: Trabajar rápido pero bien, buscar fuentes de información alternativas o bien metodologías que simplifiquen su cálculo, ir a lo esencial y no perderse en tribulaciones que aportan poco o nada al informe.
  • Deficiente orientación del informe pericial económico a las necesidades del procedimiento: Es muy habitual leer informes con una clara tendencia (consciente o no) a utilizar en exceso los tecnicismos y un lenguaje poco comprensible; si a ello añadimos una cierta sensación que los honorarios se justifican por la cantidad de hojas, el resultado final es el menos deseado:  informes largos y farragosos, poco entendibles y que en nada ayudan la labor del abogado y del juez. Pues bien, nuestra experiencia nos dice que en general, tanto abogados como jueces valoran muy positivamente informes sintéticos, con gráficos explicativos y conclusiones claras.
  • Informes con evidente sesgo jurídico:  No le corresponde al perito ejercer de abogado, y mucho menos de juez; en consecuencia, sus informes deben responder a criterios económicos sólidos, prudentes y en la medida de lo posible comprensibles. Además, la experiencia indica diáfanamente que informes periciales económicos con sesgo jurídico perjudican no sólo a la credibilidad del perito sino también al abogado y en última instancia al cliente.
  • Inadecuada preparación de la vista, déficit de solvencia y comunicación en la defensa del informe ante el juez: Trabajar bien el informe es condición necesaria pero no suficiente para hacer un buen trabajo en la vista oral; es preciso también preparar la vista con el abogado y, sobretodo, tener la capacidad de comunicar de forma tranquila, pedagógica, clara y concisa aquellas cuestiones que fundamentan las conclusiones del informe. Y esa cualidad debe trabajarse en igual o mayor medida que la parte técnica y de elaboración del informe pericial.
Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn